Historias de cronopios y famas

Escrito por emilioarnao 13-10-2008 en General. Comentarios (0)

http://emilioarnao.blogspot.es/img/julio.jpg 

Empiezo este diario, como se empieza una navegación interior, aludiendo a Cortázar, pues es de plena actualidad que sus historias de cronopios y famas están hoy por hoy confundidas en las costumbres de la gente. Hay famas que bailan catala y esperanzas que van de buenos, es el anonimato de la bonhomía, de la virtud, del arte, de la alegría. Hay famas que lanzan disparos de espuma y no hieren sino que aman y nadie se molesta cuando dicen palabras oscuras, porque llevan la blancura en sus manos y en sus diosecillos de dentrífico azul. Existe buena gente por el mundo, por qué lo vamos a dudar, como las esperanzas de Cortázar, pero, ante todo, y contaminando el mar de los mercados, sufrimos a los cronopios, que "no quieren tener hijos" y que son el símbolo de la vanidad, de la corrupción, de la imprecación, de todos los malos consejos que desalojan el mundo de muebles y de dientes, porque no dejan un euro suelto ni en una iglesia. Cronopio de leche agria, cronopio de pianos desafinados, cronopio de naves hundidas, cronopios de tumbas habitadas; en definitiva vivir esta vida es estar a la sazón pendiente de las pendencias de los cronopios y no dejar de estar jodidos por ellas. Jamás te acerques a un cronopio cuando sale a trabajar.

 

http://emilioarnao.blogspot.es/img/audio.gif Cuento de Cortázar